viernes

VOLVEREMOS A VERNOS


Volveremos a vernos, no sé cuándo ni dónde,
quizás el mes que viene o en el próximo año,
en la sombra de un parque que del ruido se esconde
o en un café del centro, del trabajo cercano.

Me contarás tu vida apresuradamente
mientras miras inquieta la gente a nuestro lado,
habrá luces y sombras en lo que tú me cuentes,
habrá pocas sorpresas, habrá muy pocos cambios.

El mayor tiene novia, se ha vuelto independiente,
es más serio, tranquilo, más como yo el mediano,
la pequeña ha crecido así tan de repente
que me hace mayor con su continuo cambio.

Y así, luces y sombras, sin perder la sonrisa,
esa sonrisa mía que se llevó el diablo,
me hablarás de tu vida, te hablaré de la mía,
te cogeré un instante, a escondidas, la mano.

Y en un momento dado, cuando no te des cuenta,
como un ladrón furtivo te rozaré los labios
con un beso de niños, con un beso de menta
que tendrá la dulzura de nuestros veinte años.

Tus ojos en mis ojos, un apunte de lágrima
brillará en la mirada cuando nos despidamos,
pasaremos después, nuevamente, una página
en este diario nuestro, sin tiempo y sin espacio.

Volveremos a vernos quizás el mes que viene
o pasado mañana o el próximo verano,
alguna cana nueva recorrerá las sienes
mas para nuestro amor no pasarán los años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada