viernes

NO ES PARA MI


Hay una lánguida mirada
que se desliza por tu rostro
y llega tarde hasta la nada,
pero a mis ojos llega pronto
y allí se queda en el recodo
de otras miradas que perdí;
hay una lánguida mirada
que sé muy bien no es para mí.

Hay una voz que suavemente
más que palabras, se desgrana
en un sonido transparente,
como susurros de campanas,
abriendo puertas y ventanas
de esta mansión donde crecí;
hay una voz que se desgrana
que sé muy bien no es para mí.

Hay unas manos que acarician
seguramente, otras manos,
hay unos brazos que terminan
seguramente, en otros brazos,
hay una boca que en sus trazos
dibujan besos que intuí;
hay un vivir en otro espacio
que sé muy bien no es para mí.

No te preocupes si una tarde
pienso en la luz de tu mirada
y una nostalgia imperdonable
me habla de ti y te reclama…
estas ideas que te llaman
son invisibles para ti;
para esta flor de porcelana
ya sé que no hay ni habrá un mañana,
ya sé que no eres para mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada